martes, marzo 15

El Aleph de la Moda.

Follow my blog with bloglovin






Dos mujeres volteando al monitor, rodeados de más gente volteando al monitor. Sí, era una agencia de publicidad. Cada una con sus audífonos, ya que la cultura musical podría variar de acuerdo a tantos factores como el estado de ánimo del día de cada una. Pero eso sí, intercambiando páginas de blogs de moda e ilustraciones, tantos como les fuera posible, guardando una a una las imágenes que consideraban marcaban tendencia o les decían algo. Poco a poco la diseñadora y la creativa pensaron mientras fumaban un cigarro en la terraza donde caían de un árbol bolitas amarillas que crujían delicioso, tuvieron la fabulosa idea de crear un blog. ¿Eso fue hace más menos cuánto Carlita y Lucía?

- Añales pues…

- ¡Ya hay que abrirlo Luchita!

- ¿Y cómo le ponemos? – Siempre decíamos y el nombre nos era de tanta importancia que nunca lográbamos encontrar el correcto.

Gracias a la inteligencia de la diseñadora con los ojos azules fosforescentes el nombre vino para deleite de la creativa greñuda quien siempre ha sido demasiado “picky” a la hora de elegirlo.

- ¡Es perfecto! – Dijo la greñuda – Es en serio que se me enchinó la piel.

- ¡Es que significa todo!

- ¡Exácto! Vestirte de ti es ponerte lo que hay en el mundo y crees que te define.

- ¡Va más allá de la moda! ¡Es resaltar lo que eres y proyectarlo al mundo!

- ¡Promueve el autoestima y la autenticidad de cada “human being”!

Así, la exitosa diseñadora hizo el “look” del blog para después preguntar por MSN a la creativa…

- ¿Y ahora qué le ponemos?

Estoy segura que fue una risa mutua, ambas sabían todo lo que querían decir, las increíbles cosas que habían pensado en esa mesa donde fumaban mientras caían las bolitas… y todas las ideas coincidían en fragmentos de sueños de promover el verdadero sentido de la moda, de la fotografía como arte, de la música como idioma universal y de un “outfit” como la expresión humana del nuevo milenio. Lucía confiada en que ambas son escritoras, sabía que las cosas no se complicarían para ninguna de las dos. Así que sin pensarlo el teclado comenzó a hacer lo suyo y el final de esta historia no nos interesa, aún.

Lo que verdaderamente importa es que inicies con nosotros, que podamos platicar y filosofar así como ver imágenes y que no te canses de estar en el monitor como lo hicimos nosotros porque vimos más allá de la pantalla, algo así como El Aleph de la moda. ¿Ya leyeron ese cuento? No está tan corto, les va a gustar… lo voy a buscar para postearlo también y podemos hablar un poco de eso. ¿Qué piensan?

P.S. La retroalimentación es importante… no queremos ideas en el aire, sino compartidas.


Acá pueden leer el cuento El Aleph, de Jorge Luis Borges.

1 comments:

So... dijo...

que increíble escriben!!! siii el nombre es super importante pero llega como en un momento de inspiración de la nada no? bueno al menos así me pasó a mi!!! saludos a las dos!!!!
xx S

Publicar un comentario