martes, marzo 22

AGATHA RUIZ DE LA PRADA



Una persona con síndrome "Peter Pan" Just like me!


Una hermosa mujer con cara de alguien que quiero mucho, apareció en mi vida antes de saber ni el color de sus ojos. Resulta que entre ella y yo había un vínculo medio extraño ya que compartíamos una misma ideología, que yo aún desconocía, pero practicaba.

     Resulta que en mis vagas quejas de "no quiero crecer" debo confesar que estoy traumada con los overloles, las pelis de Disney, un reloj colorido, dos trencitas y todas esas cosas... pero lo más placentero de sentarme aquel día en el fashionshow, fue darme cuenta que en mi mundo de colores, no estaba sola. 

     Así fue, como una revelación, los diseños de Agata comenzaron a caminar con letreros inconcientes que me gritaban ¡otra persona que no quiere crecer! Pensé.

     Con dibujos impresos en telas de adulto crea un mundo de caramelo en cada colorida combinación que me enloquecieron en aquella pasarela hecha a mi medida. Y es que es en la infancia tenemos los sueños más firmes y mientras crecemos los destruyen las trabas y los nuevos valores mundanos que forman parate de nosotros aunque no queramos, como el patético día en el que  me topé a mi prima "la nena" y me preguntó "¿Qué compras?" y le dije "ropa de oficina". 

     Pero aquel día fue diferente, tan sólo de ver las propuestas en el runway, reí un poco con mi “niña no tan interior” entendiendo que esta moda no entendía de prejuicios. 

     Pues bien, los dejo con una Peter Pan verdaderamente real y que conocerla para mí fue una gran experiencia. Las fotos del backstage son pequeñinas pero ahi estoy con las modelos, orgullosamente tapatías y que son un amor y he tenido el privilegio de trabajar con ellas durante más de cinco años.






Estas son fotos de su colección donde se ven los mismos diseños que desfilaron en la semana de la moda en Guadalajara. Otras son de sus artículos de decoración.











1 comments:

car es diseñatriz dijo...

Me encanta! Crecer no debe significar en ningún momento dejar de soñar.

Publicar un comentario